[Blog] Bad Beat en BlaBlaCar

Par

voiture gaelle

Para ir a Barcelona decidí utilizar la opción de ir en un coche compartido. Cinco horas de trayecto en coche entre Montélimar y la Ciudad Condal para librarme de la espera en los aeropuertos y de los enlaces. Mi compañero de ruta se llamaba Marc, 30 y pico, barba de varios días y una puntuación de 3,4 estrellas en BlaBlaCar.

Puntual y buen conductor” decía un comentario en la web. “Todo perfecto, pero… te aconsejo llevarte unos auriculares”, aconsejaba otro.

Mientras pasaba con orgullo por la izquierda de la zona de peaje a toda velocidad – “Mira a todos esos imbéciles que no tienen el telepeaje” – mientras se partía de risa, y aquí comenzó nuestra conversación.

- ¿Qué haces en la vida?

- Juego a poker

- Ah bien, hasta que encuentres un trabajo ¿no?

Miré el GPS. Todavía me quedaban 4 horas y 36 minutos antes de llegar a mi destino. En este instante, podía haber elegido el camino fácil y decirle “Sí, sí, a ver si encuentro algo pronto” , pero no.

-No, es mi trabajo. Juego al poker de manera profesional.

No me respondió. Pero mientras que cambiaba de emisora en emisora, me di cuenta de que por dentro estaba cociéndose algo. Y después, soltó la bomba:

-Pero a ver, en el poker, hay que tener mucha potra.

Tiempo restante de trayecto: 04:24h.

-Bueno, claro que hay una parte de suerte, pero sobre todo, es muy importante trabajar duro para minimizar este factor.

Mi respuesta le dejó en shock, como si hubiera descubierto quién fue el primer humano en comer cereales, pero ya sabía qué me iba a decir.

-Tengo un amigo que lo perdió todo. Y te digo, ese tío jugaba muy bien.

Vale. ¿Qué hago? No le contesto. Pero si no le contesto… Me va a soltar un monólogo. Tengo que decirle algo, pero sin que vaya a reaccionar. No, mejor no le digo nada. Sí, tengo que decirle algo. Demasiado tarde…

-El tío jugaba en el casino y le iba bastante bien. Como 300-400 por mano. Y me decía “Me agacho y recojo dinero”. Después se puso a jugar en Internet, y como por arte de magia, ya no le iba igual de bien. Yo le dije que dejara de jugar en esos sitios, que no podemos confiar en las máquinas. Pero continuó y acabó perdiendo todo. Si yo fuera tú… ¡desconfía! Si no juegas en Internet, bueno, puedes ganar algo. Pero si juegas en Internet es mejor que lo dejes, puede ser que ahora ganes algo, pero vas a perder todo. ¿Y tú juegas en Internet?

-Un poquito.

-Déjalo.

Cogí el móvil para hacer como que mandaba un mensaje. Pero no merecía la pena. Me rompió tanto los esquemas que ni me preocupé por desbloquear el móvil. ¿Cómo podía pensar eso?

gaelle mustang

-¿Y tú no juegas?

Pero… ¿para qué le pregunto? Estoy jodida…

-¿Si juego? Sí, algo…

Una respuesta muy enigmática. Y tras una hora de viaje, se detuvo en una especie de gasolinera. “Voy a pillarme un sándwich”, me dijo. Pero no me contó si se decidiría por el mixto o por el vegetal. A su regreso, parecía haber cogido fuerzas.

-Bueno, como te decía, no juego mal. Jugamos una pachanga entre amigos todos los miércoles, somos doce, y yo siempre acabo segundo o tercero. Nunca gano, pero siempre suelo cobrar. Pero es gracias a mi juego.

Me deja muy curiosa.

- ¿Y cómo sueles jugar?

- Juego con la persona

- Vale, ¿y eso qué quiere decir?

- Es fácil ver cuando alguien tiene una mano débil. Entonces, le subo 5 o 6 veces y se foldea. Es por eso que no juego en Internet, no puedes ver a la gente.

-Bueno, pero te sirve para ganarte un sueldillo, ¿no?

-No me quejo… ¿sabes? Cuando dominas el juego el resto ya viene solo.

No me atreví a recordarle que había sido él quien dijo que en el poker “hay que tener mucha potra” y que aquí la jugadora profesional entre los dos era yo. Ya era tarde para detenerse y tenía ganas de picarle.

autostop gaelle

-¿Puedo preguntarte una mano?

-Adelante. Me respondió Marc mientras una hojita de lechuga caía en el volante. “Voy a encontrar petróleo antes que jamón en este sándwich”.

-Cuando haces un reraise con KK preflop y sale un A en el flop ¿qué haces?

Su respuesta no se hizo esperar.

-Yo, all-in.
-Ah.
-Claro, ya estás comprometido, si el tío no tiene ases, no va a entrar. Y si tiene uno, puede que pase y luego te pague, es decir, que él tenía un A y ya estabas vencido.
-Sí, es evidente.
-Ya.

En un momento de lucidez me acabó preguntando si “yo ya había ganado algo al poker”.

-He hecho algún buen resultado.

-Pero no en Internet, imagino.

Y vuelta al tema. Pero bueno, de todas formas, ahí vamos.

-Sí, en Internet también. Juego en Winamax, seguramente lo conozcas.

-¡Sí, la sala de la "W"! La gente juega fatal allí. Es imposible poder jugar bien contra ellos.

-Pero es mucho mejor si tus rivales hacen tonterías ¿no?

- Ahí es demasiado, pagan con todo. Es que es imposible marcarse un farol. Espera, muévete un poquito.

Quitó los ojos de la carretera para sacar una barrita de Crunch de la guantera. “Esto sí que es chocolate, y no la mierda esa de Kinder”; la verdad es que no sé qué le habrían hecho estas barritas. Pero ya era demasiado. Di una cabezada y, por fin, llegamos a nuestro destino.

-¿Dónde te dejo?

-En el casino, si te viene bien.

-Ah, ¿pero vas a jugar?

-Sí, es por eso por lo que he venido.

Me dejo allí, vio los carteles anunciado el torneo más importante de Europa y me miró con cara de haber entendido todo. “Bueno, pues buena suerte eh” me dijo. Yo sonreí y le dije: “Sí, parece que en este juego es muy necesaria”.


O RLY

Une des premières vraies terreurs au féminin de la nouvelle génération. Un talent fou de choc et de charme !

Suivez O RLY sur FacebookSuivez O RLY sur Twitter